Técnicas de iluminación en fotografía

La luz es tan compleja como todos los demás elementos de la naturaleza. Como fotógrafo, puede ser frustrante cuando las condiciones de la iluminación tienen un impacto negativo en sus imágenes, formando sombras desagradables o sobreexponiendo a su objeto. A continuación hemos compartido algunas técnicas prácticas para lograr la mejor iluminación posible en su trabajo de fotografía.


¿Necesita imágenes para su proyecto? ¡La impresionante colección de Shutterstock de más de 70 millones de imágenes puede ayudarlo! Vea lo que nuestra biblioteca tiene para ofrecer.


Aproveche el sol
Esto podría parecer obvio, pero hay formas más inteligentes de usar el sol para sus fotos que simplemente pararse en el exterior. La luz solar puede otorgar una amplia gama de propiedades a sus imágenes, desde un brillo duro hasta un suave tono azulado. Según el clima, el horario del día y la posición del sol en relación con su objeto, puede sacar mucho fruto a la iluminación completamente natural. Agregue un reflector simple a su arsenal y podrá eliminar aquellas sombras desordenadas a la par que concentrará la luz en su escena. 

Piense en el color
La mayoría de los aspirantes a fotógrafos saben que la luz puede tener diferentes propiedades de color, incluso aunque parezca blanca a simple vista. No obstante, las cámaras actuales capturan una amplia cantidad de información, así que sus imágenes podrían tener un tinte de color, incluso aunque no lo vea al momento de tomar la foto. Esta "temperatura de color" puede aprovecharse para inyectar más personalidad a su trabajo.  

Por ejemplo, la luz solar al atardecer y al amanecer por lo general tiene un tono más cálido, mientras que la sombra del mediodía puede tener un tono azulado. Además, si tiene luz que se refleja en superficies coloridas, esto también influenciará la temperatura del color. Cuando sepa qué temperatura desea obtener, puede utilizar la configuración de equilibrio de blancos de la cámara para minimizar o acentuar la coloración. 

Adáptese a la ubicación
Trabajar en un estudio definitivamente tiene sus ventajas. Tiene mucho más control sobre la iluminación y puede hacer que se mantenga consistente a lo largo de toda la sesión fotográfica. Sin embargo, es crucial que aprenda cómo manejar una sesión fotográfica en el lugar. Cada sesión fotográfica en el exterior tiene sus desafíos únicos en cuanto a la iluminación, así que deberá llevar equipos que puedan adaptarse a una variedad de situaciones. 

En un escenario ideal, puede lograr la iluminación correcta con reflectores simples y la luz solar, pero si eso no funciona, quizás necesite recurrir a otras fuentes de luz adicionales. Entre ellas están las luces estroboscópicas, los faros y las luces de tungsteno, según su preferencia. Deberían tener suficiente energía como para durar toda una sesión o debería también llevar una fuente externa de energía (es decir, un generador).  

La luz más general es luz más suave
Si la luz está concentrada directamente en su escena, será mucho más dura que si la luz está apuntada en ángulo o si ilumina el objeto desde varias direcciones. Por lo general, una fuente de luz más general será más natural, tendrá menos sombras y suavizará los ángulos o las texturas marcados. Cuando coloca una fuente de luz cerca del objeto, este se torna más grande dentro del contexto de la escena. Por el contrario, si aleja más la luz también se verá más duro y más angosto.

Controle su exposición
Le recomendamos que consulte un histograma de exposición cuando tome fotos detalladas, especialmente cuando impliquen acercamientos u objetos brillantes (por ejemplo, joyería). Esta herramienta valiosa lo ayudará a retener los detalles y controlar los puntos de luz, sin dejar de asegurarse de que resplandezca. Como regla de oro general, puede aumentar lentamente las luces de fondo hasta que su histograma esté en aproximadamente 255. Cualquier valor superior a ese hará que el resplandor tome el control. 

Iluminación frontal y lateral
Por último, recuerde que la iluminación directa reducirá la textura, mientras que la iluminación desde un ángulo (es decir, desde arriba, desde abajo o desde un costado) la acentuará. Si intenta reducir detalles poco atractivos, quizás lo recomendable sería que mantenga la fuente de luz y la cámara más alineadas. Por el contrario, una fotografía de la naturaleza en alta resolución podría beneficiarse si hay iluminación lateral, de modo tal que esos hermosos detalles de las texturas sean más evidentes.

  • ¿Le fue de utilidad este artículo?

¿No encuentra lo que está buscando?