Cómo obtener una licencia de música

Siempre que escucha una canción en la radio FM, o cuando una productora quiere usar una canción específica en una película, esa música puede usarse gracias a una licencia. ¡Técnicamente los restaurantes también necesitan adquirir una licencia por la música que reproducen para sus clientes! En la confusa industria musical actual, otorgar licencias de su música es uno de los métodos mediante los cuales los artistas y las discográficas reciben el pago por su trabajo. A continuación hemos detallado cómo funciona el sistema básico de licencias, cómo obtener licencias de música para un proyecto comercial y por qué retener la propiedad de los derechos de autor puede marcar una diferencia total.


¿Busca música de alta calidad para su producción?
Shutterstock ofrece pistas de alta calidad a un precio simple y claro.
Comience a explorar ahora.


¿Qué es una grabación sonora?
Casi cualquier grabación (ya sea música, conversación o audio capturado en el campo) se considera una grabación sonora y está sujeta a las leyes de derechos de autor. No obstante, uno puede ser propietario de los derechos de autor de la grabación en sí, las notas que se tocan en la grabación, la letra o todo lo anterior. Apenas escribe y graba una canción, usted es propietario de los derechos de autor. Eso implica que puede otorgar una licencia sobre la grabación, las notas y/o la letra, además de hacer valer sus derechos de propiedad ante la justicia.  Por cuestiones legales, también recomendamos registrar sus grabaciones ante la oficina de derechos de autor de los EE. UU.     

Cómo adquirir la licencia de música 
Así que ha encontrado la canción perfecta para el punto culminante de su corto, pero no sabe cómo obtener los derechos. En primer lugar debe ponerse en contacto con la editorial de la canción, que trabaja en nombre del artista para asegurarse de que este reciba su pago por sus composiciones. Si la canción ha sido publicada en una discográfica, es posible que esta tenga los derechos de grabación sonora, así que deberá contactarse con ellos también. 

A su vez, las estaciones de radio, los restaurantes, cualquier otro establecimiento privado que reproduce música debe obtener derechos de reproducción pública. Esto permite que los artistas reciban una compensación justa, sin tener que investigar exactamente cuántas veces usted reprodujo cada canción. Las estaciones de radio pueden adquirir una licencia global de ASCAP o BMI, y cada compañía tiene un catálogo de aproximadamente 4 millones de canciones. Esto permite que las estaciones reproduzcan lo que deseen y luego las compañías que otorgan las licencias dividen el dinero y lo remiten a los artistas o las discográficas. 

¿Y si se trata de un parque de diversiones, un centro comercial, un hotel boutique o cualquier otro negocio que incorpora música a su producto? Por ley igual debe pagar los mismos derechos de reproducción pública. ¡Técnicamente hasta los músicos callejeros que ganan dinero tocando "Wonderwall" les deben algunos dólares a Oasis! 

No obstante, las compañías en sí deberán llenar un formulario en el sitio web de BMI o ASCAP que especifique cuán grande es el plano de su planta, cuánto cobra a la gente por un producto o servicio y algunos detalles más. Luego, la compañía que otorga licencias creará una estructura justa de compensaciones para usar su música durante el año.  

  • ¿Le fue de utilidad este artículo?

¿No encuentra lo que está buscando?