Cómo crear un efecto de desenfoque de movimiento

El desenfoque de movimiento es una gran forma de acentuar cualquier movimiento que ocurra en una foto, un video o una animación. Vemos cómo se utiliza este efecto todo el tiempo en la fotografía deportiva, las carreras de Formula Uno y en imágenes de la ajetreada vida en la ciudad, pero puede emplearse en prácticamente cualquier escenario. Básicamente, el desenfoque de movimiento recrea la percepción natural del ojo humano, así que en muchos casos, una toma de acción lucirá extraña si no tiene algún tipo de desenfoque. A continuación hemos detallado algunas técnicas fáciles para crear un desenfoque de movimiento intencional en su trabajo.


¿Necesita imágenes para su proyecto? ¡La impresionante colección de Shutterstock de más de 70 millones de imágenes puede ayudarlo! Vea lo que nuestra biblioteca tiene para ofrecer.


Mantenga la cámara fija
Existen dos formas principales para logar un desenfoque de movimiento de calidad: capturar una imagen de un sujeto en movimiento o mover la cámara mientras toma fotografías de un sujeto quieto. La mayoría de la veces hará lo primero, así que es importante mantener la cámara perfectamente estable mientras se toman estas fotografías. Recomendamos que invierta en un trípode estable, pero si no tiene los recursos económicos, debería al menos colocar la cámara sobre una superficie plana y sólida. 

Con la cámara totalmente fija y estable, cualquier movimiento capturado será del sujeto en sí. Esto le permitirá ajustar la velocidad de obturación y otras configuraciones de la cámara, para que pueda crear las condiciones para la cantidad perfecta de desenfoque.  

Disminuya la velocidad del obturador
En definitiva, el desenfoque de movimiento se produce porque el obturador de la cámara permanece abierto suficiente tiempo como para capturar el movimiento. Cuanto mayor sea la cantidad de tiempo que esté abierto el obturador, mayor será el desenfoque de movimiento que pueda lograr. Esto requiere que configure una velocidad de obturación más lenta. Los obturadores rápidos funcionan en el orden de 1/1000 de un segundo, o incluso más rápido, mientras que los obturadores prolongados pueden permanecer abiertos durante unos segundos a la vez. Con los primeros, será extremadamente difícil capturar un desenfoque de movimiento, pero con los segundos, casi cualquier movimiento creará el efecto de desenfoque de movimiento deseado.   

Entonces, ¿cuál es la velocidad ideal de obturación? Cada situación es diferente, y todo depende de su sujeto. Por ejemplo, si va tomar una fotografía de una chita corriendo (¡tenga cuidado!), la velocidad del obturador debería ser más rápida. Por otro lado, las fotos de personas que caminan por un bulevar del centro probablemente necesiten un obturador más lento. También deberá considerar la cantidad de luz en su toma, porque los obturadores lentos también dejarán entrar más luz a la cámara. Con un poco de práctica y experimentación, encontrará un punto medio feliz entre el desenfoque de movimiento y la exposición total. 

Use el modo manual o de prioridad
Cuando se haya acostumbrado lo suficiente a las singularidades de su cámara, tendrá más influencia sobre la imagen final si usa el modo manual o de prioridad de obturación. Ambos modos proporcionan mucho más control que el Automático, lo cual le permite seleccionar una velocidad específica del obturador, apertura y más. Recomendamos que comience con Prioridad de obturación, la cual solo le permite ajustar la velocidad del obturador y luego optimiza el resto de la configuración de forma automática. Cuando se sienta con mayor confianza, pase al modo Manual. ¡No tema cometer errores en el camino!

  • ¿Le fue de utilidad este artículo?

¿No encuentra lo que está buscando?