Tipos de transiciones de videos

A la hora de editar una película, las transiciones ayudan a armonizar una toma (o escena) con la siguiente. Pueden inyectar drama, humor y misterio en un momento o difuminarse con elegancia para que aparezcan los créditos finales. Durante el último siglo del cine, ciertas transiciones han obtenido un estado icónico, ya que los directores las usan como recurso artístico y como tributo alegre. Si usted aspira a ser cineasta, comprender algunas transiciones básicas puede marcar una enorme diferencia en la sala de edición. A continuación exhibimos cinco de las transiciones más populares en el cine, las cuales pueden usarse rápidamente en el software de edición de video actual. 


¿Necesita el video perfecto para su producción de video?
¡Shutterstock tiene millones! Explore nuestra colección.
Fundido de entrada y salida
El fundido de entrada y salida, conocido como una de las transiciones más comunes, por lo general se usa al comienzo o al final de una película. Por lo general, un "fundido de entrada" comenzará con un fondo negro y luego la escena se hará visible lentamente. Un "fundido de salida", por el contrario, finaliza una escena haciendo que desaparezca hasta quedar en negro (u otro color sólido, como el rojo). Estas transiciones son tan dramáticas y concluyentes que por lo general se usan solo un par de veces en la película, como mucho. A algunos directores también les gusta utilizar los fundidos para cerrar un hilo argumental, lo cual les da a los espectadores la oportunidad de procesar la acción antes de zambullirse en otra escena.

Cortinas
Existen bastantes cortinas diferentes y la mayoría de ellos dan una sensación claramente antigua. La cortina, que se popularizó en las películas mudas, comienza con una forma o línea (como un círculo, rombo o diagonal) y se mueve a través del marco, llevándose a la escena anterior con él. George Lucas se inspiró para usar cortinas excesivas en toda la franquicia de Star Wars, enfatizando la naturaleza grandiosa y atrevida de su historia. 

Corte
Esta es la forma más simple de pasar de una toma a la siguiente. Técnicamente, un corte básico ni siquiera es una transición; la primera toma conduce directamente a la segunda, uniendo la escena para formar una secuencia mayor. No obstante, los cortes pueden usarse de forma creativa para amplificar la intensidad de una escena o para crear momentos surrealistas. Por ejemplo, un corte repentino genera cortes no naturales dentro de una toma, lo cual recorta eficazmente la línea temporal para que uno sienta que avanza a un ritmo rápido o abrupto. 

Corte en L
Este corte extremadamente útil le permite saltar a una nueva toma (o escena) mientras se sigue utilizando el audio de la escena anterior. Por ejemplo, si intenta representar un diálogo realista entre dos personas en un restaurante, probablemente quiera variar la selección de la toma, con acercamientos ocasionales de cada personaje en momentos importantes. Para hacerlo sin saltar entre dos pistas de audio, puede hacer que un actor continúe hablando y luego empalmar una toma del otro actor (sin audio). Esto solía realizarse de forma manual (los editores cortaban formas en L en la película para mantener la pista de audio y reemplazar la visual), pero es mucho más fácil con el software de edición actual. 

Fundido
Por último, esta transición superpone dos clips de video; a medida que finaliza el primer video, comienza el segundo. El software como Final Cut Pro e iMovie le permiten ajustar la velocidad e intensidad del fundido, lo cual puede evocar diferentes emociones en un espectador. Por ejemplo, los fundidos lentos se pueden usar para simbolizar el paso del tiempo, para cambiar a una secuencia onírica o para compartir las memorias de un personake (es decir, un recuerdo).

 

  • ¿Le fue de utilidad este artículo?

¿No encuentra lo que está buscando?